La comida en los niños

La comida en los niños

La situación de la comida en muchas ocasiones supone para el ambiente familiar un centro de conflictos y discusiones.

La comida como el sueño es un nuevo aprendizaje, el niño no sabe cómo debe comportarse en esta situación por lo que irá probando diversas opciones, será el éxito que consiga de estas el que determine que cierta conducta se instaure o no.

Son muy importantes las rutinas estas le dan seguridad y confianza. Es muy importante hacer siempre lo mismo antes del momento de comer, comer a la misma hora, que Jorge entre a formar parte de la preparación de la cena, con todo lo anterior el niño por un lado se sentirá más integrado y se sentirá útil encontrando su sitio en la familia y a su vez evitaremos que ante la llamada de que es la hora de comer o cena empiece a montar algún número. Para el niño todas las conductas que llevamos a cabo antes de comenzar a comer le sirven para ir reparándose y le avisan de lo que va a venir a continuación. Una consigna que no hay que olvidar nunca ante cualquier situación o conducta es que cada niño es diferente, por lo que no podemos esperar que sea de determinada manera, sino que dentro de su manera de ser deberemos encauzarle y enseñarle las maneras de manera sutil y constructiva, reforzando los pequeños avances y evitando criticar y etiquetar al niño con adjetivos, sino que le mostraremos que está haciendo y qué esperamos de él. Los niños no nacen sabiendo.

Introducir los cambios poco a poco, y seguir las rutinas, ya que estas les dan seguridad y confianza

Como pautas generales:

  • Evitar que la hora de la comida/cena se convierta en una lucha. Si esto ocurre el niño según se acerque la hora de comer, empezará a comportarse mal, porque quiere evitar la situación.
  • Sino quiere algo no obligarle en el primer momento a la fuerza. La preferencia o disgusto por determinada comida se aprende durante la infancia, si introducimos poco a poco todos los sabores favoreceremos que no rechacen cierta comida. Si con el paso del tiempo sigue negándose introducírselo mediante el juego y premios. Evitar los castigos y la “fuerza”.
  • Los padres muestran su ansiedad de que sus hijos no coman, eso lo perciben los niños y a veces lo usan como modo de llamar la atención
  • Es importante mantener la calma a la hora de la comida.

Belén Pozo

Psicóloga Sanitaria

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: