Mi hijo tiene un amigo imaginario

Mi hijo tiene un amigo imaginario

Hay muchas razones por las que un niño puede tener desde un amigo hasta un hermano imaginario, generalmente suele ser un igual, un compañero de juegos, con el que juegan o incluso pueden hablar.

En la mayoría de las veces, suele ser una necesidad que cubren de este modo, bien social o bien de afecto. Suelen ser niños inteligentes y creativos, que fantasean con el hecho de tener a alguien cerca con el que se divierten. También puede ser una mascota como un perro o gato.

Si consigue que nos alarmemos, o le preguntamos demasiado por este hecho, puede que el amigo invisible, le dure mucho más de lo que pensamos, pues no hay nada que más les guste a los niños, es que les prestemos atención y les hagamos caso. Por lo que debemos observar en la distancia, sin que se den cuenta de que están siendo vigilados.

Con este amigo, pueden llegar a tomárselo muy en serio, pueden llegar a discutir y a hablar en voz alta, los niños tienen mucha imaginación.

Pero hay que tener cuidado, pues ciertos problemas cognitivos o emocionales, como ansiedad elevada con paranoia o estados esquizofrénicos, pueden llegar a creer que es realmente verdadero y que realmente existe, lo cual puede ser muy peligros, pues llegan a verle, a tocarle y a hacer lo que les dice.

Si el niño continua con el juego, podemos tomarlo como gracia de tener un amigo inventado, pero si insiste en el tiempo o insiste en que es real, debemos llevarlo a un profesional de la psicología o psiquiatría, para que descarte un problema mayor.

Elisa Vaca

Psiccólogo Sanitario

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

A %d blogueros les gusta esto: