Tartamudez o disfemia

Tartamudez o disfemia

La tartamudez, disfemia o disfluencia en el habla es un trastorno de la comunicación (no un trastorno del lenguaje),  se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla acompañadas de tensión muscular en cara y cuello, miedo y estrés.

Los efectos psicológicos de la tartamudez pueden ser severos afectando el estado de ánimo de la persona de forma continua…llegando a ser causa en muchos casos, de un importante aislamiento social.

Además, la tartamudez es una discapacidad muy estigmatizada, donde continuamente se cuestiona la inteligencia y habilidad emocional de la persona que tartamudea, pues se cree que con “calmarse” o “concentrarse más en lo que se dice” se logrará hablar de forma fluida.

Los siguientes consejos que vamos a proponer están muy relacionados con los efectos psicológicos que se producen en la persona que tartamudea, es importante el uso de ellos ya que pueden producir una reducción de las disfluencias al crear un ambiente cómodo, relajado y que inspire confianza.

  • Concédele el tiempo que necesite para expresarse.
  • No te adelantes ni intérpretes lo que la persona quiere decir, no interrumpas ni acabes sus frases.
  • Es muy importante mantener el contacto ocular con la persona.
  • No te muestres inquieto o nervioso ante las disfluencias que puedan producirse.
  • Hazle sentir que te interesa lo que dice. Es fundamental que muestres una escucha activa que te permita prestar toda tu atención al contenido del mensaje que te están trasmitiendo. También puedes utilizar gestos para demostrar tu interés por la conversación.
  • Con los niños,valora de manera positiva su iniciativa conversacional. Recompensar esos esfuerzos comunicativos con palabras de ánimo, hazle partícipe de las conversaciones cotidianas.
  • Limita la cantidad de preguntas que realices durante la conversación. No avasalles con cuestiones y utiliza, mejor, por comentarios que hagan ver que estás atento.
  • Es muy importante la forma de comunicarnos con los niños ya que ellos copian nuestro modelo lingüístico, háblale despacio, manteniendo el contacto visual y creando un ambiente relajado.
  • Es muy importante mantener la calma y evitando trasmitir vuestra preocupación a los niños.

Sara Rolle