Mayores

Mayores

La tercera edad es una etapa de cambios para el sujeto tanto a nivel cognitivo como emocional.

A nivel emocional los sujetos comienzan a repasar lo vivido y lo que han conseguido, lo que en ocasiones lleva a no ver por dónde caminar o no encuentran el nuevo camino. Nosotros ayudamos a ver el cómo y por dónde y a disfrutar de cada segundo desde una nueva perspectiva y visión.

Cuando llegamos a esta etapa, deberíamos disfrutar de la vida, recoger lo sembrado en el camino

A nivel cognitivo aparecen pequeños olvidos, dificultades de concentración o alteraciones en el razonamiento, todo ello puede ser entrenado con el sujeto para que esto no afecte emocionalmente y que cognivamente el desarrollo de las alteraciones no vaya a más.

La gimnasia mental nos ayudará a que el propio deterioro cognitivo del paso de los años, no sea perceptible

La rehabilitación se desarrolla de manera global, trabajando los procesos cognitivos afectados, para lo cual se realiza previamente un examen neuropsicológico, que valora los procesos cognitivos que pueden estar afectados y requieren ser estimulados para una pronta recuperación, este se realiza a través de pruebas de papel y lápiz que evalúan las funciones cognitivas.

  • Daño cerebral

  • Amnesias y alteraciones de la memoria (causas que pueden ocasionar pérdidas de memoria: anoxia por parada cardiaca, lesiones bilaterales, desnutrición, encefalitis herpética, lesiones vasculares, isquemia, infartos talámicos, hidrocefalia, hipotiroidismo, epilepsia, esclerosis múltiple, insuficiencia respiratoria, insuficiencia renal, diabetes mellitus, leucodistrofia, medicación con psicofármacos como neurolépticos, anticolinérgicos y antipsicóticos, traumatismos craneoencefálicos…).

  • Síndromes frontales y disfunciones del sistema fronto-nasal (déficit de atención, memoria de trabajo, planificación…).

  • Envejecimiento y demencias.

  • Neuropsicología del envejecimiento normal y deterioro cognitivo leve.

RESERVA COGNITIVA      

Objetivos:

  • Consiste en un examen inicial que nos ayudará a conocer nuestro estado cognitivo, así como las funciones que pueden verse más alteradas en un futuro próximo como son: los diferentes sistemas de memoria, la atención, la velocidad de procesamiento, las diversas áreas del lenguaje… Este examen debe ser realizado de forma periódica (se recomienda cada dos años) con el fin de ir valorando los posibles deterioros e ir así rehabilitándolos o compensándolo con otros.

  • Nuestro objetivo es trabajar aquellas funciones que se puedan ver más comprometidas en un futuro con el fin de retrasar sus efectos, así como aumentar la reserva cognitiva que nos disminuirá la probabilidad de experimentar un declive significativo con la edad. Así como promover hábitos de vida saludables que no interfieran en una mejora sustancial de nuestra calidad de vida.

Dirigido a:

  • Aquellas personas mayores de 50 años que deseen invertir en una mejora de la calidad de vida en la tercera etapa de su vida. Es especialmente aconsejable en aquellas personas con mayor probabilidad de desarrollar un deterioro cognitivo o demencias como el Alzheimer, la enfermedad de Pick, Parkinson, demencia subcortical…

Dado el progresivo aumento de las demencias y gracias a los últimos avances en neuropsicología, se pueden retrasar sus efectos, mejorando así la calidad de vida.